No seamos victimas de las suposiciones - Martínez y Asociados

Por en
55
No seamos victimas de las suposiciones - Martínez y Asociados

Hipótesis

Se estima que nuestro entendimiento recibe información mediante nuestros sentidos, lo que resulta en precisamente cuatro billones de impulsos neuronales por segundo. De estos 4 mil millones de piezas de información, solo conocemos en torno a 2.000. Es solo el 0,00005%.

Te pasa en este preciso momento. Es muy probable que, hasta que se relata en este momento, no supiera de qué forma se sentía la ropa en su piel. O es consciente de los ruidos de fondo. O, sea siendo consciente del objeto que se encuentra justo dentro de su visión periférica. Hasta el momento en que se mentó, estaba prestando total atención a otra cosa.

No en todos los casos somos conscientes de lo que nos encontramos recibiendo.

Si estuviera de forma plena consciente de toda la información que recibe en todo momento, probablemente se sentiría tan abrumado que no podría marchar. La información no deseada se filtra mediante un desarrollo de eliminación, distorsión y generalización. Este desarrollo de filtrado está impulsado en gran medida por nuestras creencias sobre de qué forma son las cosas en ese instante.

Si bien esto puede ser extremadamente √ļtil para eludir que nuestros cerebros exploten, puede hacer que hagamos suposiciones sobre ciertas situaciones que pueden no servirnos bien; Podemos convertirnos de forma f√°cil v√≠ctimas de conjeturas que aceptamos como un hecho.

Para empeorar las cosas en el momento en que nos avisamos con otros, transmitimos nuestras suposiciones, asumiendo además que el receptor hace las mismas suposiciones. Nuestras suposiciones crean brechas en nuestra comunicación que aguardamos que la otra persona llene con la MISMA entendimiento. Con mucha continuidad, debido a nuestras suposiciones, no entregamos lo que se esperaba.

Ahora se muestran ciertos ejemplos de generalizaciones. ¬ŅQu√© suposiciones hace en el momento en que las interpreta?

“Ve y anima al grupo”

“Aseg√ļrese de que aprecien totalmente nuestros esfuerzos”.

“Dedique mucho m√°s tiempo a las relaciones con los clientes”

Sea un vencedor de la claridad

Primero, para ser un campeón de la claridad, tienes que admitir que la comunicación está llena de vanidad. Un campeón de la claridad reconoce las trampas de la vanidad como hablante y oyente.

Como auditor, solo conoce la siguiente oración:

“El concepto de tu comunicaci√≥n es la contestaci√≥n que recibes”

Como tal, un campeón de la claridad acepta la responsabilidad de cerciorarse de que se comprenda su comunicación.

Como auditor, admite que de forma frecuente interacciona con las presuntas víctimas y toma medidas para evitar que una exhibe pierda claridad asegurándose de que entiendan completamente la intención sociable tras las expresiones de las que están comentando.

La mejor forma de asegurar la comprensi√≥n es conseguir se√Īales sensoriales que faciliten evidencia del √©xito del futuro esperado.

En respuesta a las vagas declaraciones anteriores, un defensor de la claridad preguntaría algo como:

“Y en el momento en que levantes la moral del equipo, ¬Ņqu√© te har√° saber que se realiz√≥ bien?” “

‚Äú¬ŅQu√© les va a hacer comprender que estamos comprometidos de una forma que deber√≠a ser reconocida? “

“Y en el momento en que dediquemos mucho m√°s tiempo a las relaciones con los clientes del servicio, ¬Ņqu√© ver√° y oir√°?”


¬ŅLE GUSTAR√ćA RECIBIR PUBLICACIONES DE NOTICIAS EN SU CORREO ELECTR√ďNICO?

54321
(0 votes. Average 0 of 5)
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *