Liderando los cambios estratégicos Parte 1 - Martínez y Asociados

Por en
75
Liderando los cambios estratégicos Parte 1 - Martínez y Asociados

Cambios estratégicos

Implementar novedosas tácticas, nuevas orientaciones, nuevos objetivos, es introducir cambios, importantes cambios, en la organización. Como tal, es fundamental que la implementación se aborde, gestione, de una manera similar a la adoptada a lo largo de los cambios esenciales. La implementación de los cambios debe planificarse, incorporarse de la mejor forma posible y luego monitorearse y evaluarse para saber el avance y el desempeño en comparación con los resultados deseados y las misiones que impulsaron el cambio. El líder debe cerciorarse de que todos y cada uno de los aspectos de los cambios, el nuevo plan estratégico, se gestionen con éxito.

Lea asimismo:
¿Qué es la estrategia de liderazgo?
Pasos para desarrollar una estrategia de liderazgo

La importancia del líder en el cambio

El líder es el estratega de cambio, cuyo rol es liderar, acompañar el cambio, fomentar la visión, llevar a cabo seguir la organización en la dirección elegida y garantizar que todos los involucrados en la implementación implementen cambios, estrategias, lo hagan mejor que sus capacidades. .

Existe una variedad de estilos de liderazgo que se pueden emplear. Algunos sostienen que ciertos cambios requieren un estilo de liderazgo autocrático y agresivo, y si bien un factor de este enfoque puede ser necesario, cuando se usa como un estilo único para todos, pocas veces da como resultado un entorno positivo posterior al cambio.

Este es el defecto de este enfoque, pues en el momento en que se han implementado los cambios y se han establecido las tácticas, los gerentes, especialistas, personal operativo y todas y cada una de las partes con intereses tienen que trabajar juntos de manera armoniosa y armoniosa. lograr los objetivos.

Si el estilo de liderazgo durante el cambio fué severo, inexorable y agresivo, puede llevar múltiples meses, si no años, restablecer un ámbito positivo, una cultura sana, orientada a objetivos y de trabajo en equipo. La única opción lógica de estilo de liderazgo en cualquier cambio esencial es una que combine todos y cada uno de los estilos, pero que dependa en gran medida de aquellos que se centran en un enfoque de equipo. El líder adopta un estilo flexible y receptivo, que es una mezcla de solicitud, participación y democracia, dejando espacio para que se emplee el toque conservador ocasional del autócrata si es absolutamente necesario. Este estilo va a ser, por tanto, la base sobre la que se edificará la novedosa organización cambiada.

Supervisar el cambio

Al desarrollar un plan de cambio de nivel estratégico, debe considerar lo siguiente:

  • El líder debe monitorear el desempeño estratégico y comercial. Cambiar la dirección estratégica, por muy meticulosos que sean la preparación y la planificación, supone llevar a la organización a un territorio inexplorado. El líder es el guía, el especialista, el miembro más destacado del equipo que se embarca en este viaje y, como tal, ha de estar todo el tiempo alerta del avance que se está realizando y, si es requisito, ajustar el ritmo de progreso y el nivel de ocupaciones para asegurar un progreso satisfactorio. Para conseguirlo, el líder debe efectuar ocupaciones periódicas de seguimiento y evaluación, requiriendo información veraz y oportuna para realizar la evaluación. Por su parte, el equipo de liderazgo debe probar que está liderando de manera exitosa este desarrollo de revisión y evaluación en las áreas operativas del negocio. El líder debe detallar la prueba del desempeño de esta labor como entre los criterios para valorar el desempeño de los altos directivos y, a su vez, debe aplicar este enfoque a los gerentes y equipos operativos, como se enseña a continuación.
  • Los altos directivos son los motores del cambio a nivel empresarial. Su papel en la implementación y gestión de estrategias y en asegurar que se cumplan los objetivos es vital. Son estos gerentes quienes liderarán y dirigirán a los gerentes y especialistas operativos y monitorearán el desempeño y el progreso. Una de sus funciones va a ser informar y supervisar a los gerentes operativos y evaluar su desempeño. En todas y cada una estas actividades, los líderes tienen que brindar a la alta dirección el estímulo y el acompañamiento que precisan para realizar su trabajo, pero asimismo deben evaluar su propio desempeño y pedir actualizaciones si es requisito.
  • A nivel operativo, los gerentes intermedios y funcionales tienen que ayudar a los cambios y de esta manera conseguir los objetivos. Esto incluye áreas bien difíciles del negocio, como el logro de metas, hitos, plazos, desenlaces, metas, elaboración de presupuestos, control de costos, cuidado de estándares de calidad, fabricación de recursos o suministro. Servicios. También incluye la gestión eficiente de áreas transversales como la comunicación, el coaching, la capacitación y el avance, la administración de la resiliencia y la asistencia a las personas perjudicadas por el cambio. El líder no puede regentar a este nivel, pero debe pedir de forma regular a los gerentes superiores pruebas de que los objetivos estratégicos se han traducido de forma exitosa en metas operativas, plazos y metas y que el desempeño operativo es satisfactorio.


¿LE GUSTARÍA RECIBIR PUBLICACIONES DE NOTICIAS EN SU CORREO ELECTRÓNICO?

54321
(0 votes. Average 0 of 5)
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *