Conceptos y características de reuniones de trabajo efectivas Parte 7 - Martínez y Asociados

Por en
67
Conceptos y características de reuniones de trabajo efectivas Parte 7 - Martínez y Asociados

Charlas de negocios

Recuerda a estas personas por las causas equivocadas.

Estos son los monstruos que hieren a otros con insultos, burlas y sarcasmo. Intimidan. Intimidan. Ellos atacan.

Y eso estropea su acercamiento.

Los ataques personales son inaceptables porque si una persona resulta herida en la asamblea, todos lo lamentan. Por ende, los participantes prefieren hacer contribuciones seguras y en general superfluas.

Entonces, ¿de qué manera reaccionas a los asaltos?

En primer lugar, tomar una respiración profunda. Tomar el corazón. Entonces use uno de los próximos enfoques.

Procedimiento 1: charlar con el conjunto

Responda a un comentario hostil con un comentario general. Mire en el centro del conjunto y diga:

“Espera un minuto, detengámonos aquí para calmarnos, puedo mencionar que estamos enojados por ello y queremos conseguir una solución justa para todos”. (Respire lenta y profundamente y relájese para demostrar de qué forma calmarse).

Tras haber dicho eso, deténgase para dejar que el conjunto responda. A menudo, alguien más va a apoyar su petición. Entonces continúe como si todo fuera habitual.

Evite mirar al abusador cuando hable con el grupo. Llevar a cabo contacto visual reconoce y restaura el poder del agresor.

Enfoque 2: Explore la causa

En ocasiones, la multitud lanza insultos indirectos como una supuesta ilusión de distancia. Puede responder pidiendo explicaciones. En un caso así afirme:

  • Augusto, suenas enfadado por ello.
  • Tony, parece que no estás de acuerdo.
  • Parece tener dudas sobre esto.

Puede hallar que estas afirmaciones tienen la posibilidad de parecer respuestas ingenuas a un insulto. Sin embargo, estas respuestas subestimadas mejoran la situación pues semejan menos amenazantes, parecen más fáciles de realizar y conservan la autoestima de la otra persona. Tenga presente que el atacante puede haber reconocido como el ataque con menos seriedad de lo que parecía.

Estas declaraciones también cambian el enfoque de la lente hacia los sentimientos del abusador. Y de eso tenemos que charlar para solucionar la disputa.

Después de hablar, espere a que el abusador discuta la causa del ataque.

Si el atacante prosigue con comentarios hostiles, interrumpa con:

  • Lo siento, tenemos que respetarnos mutuamente, y me pregunto qué te está volviendo orate por esto.
  • Disculpe, lo escuchamos, ¿qué te hace sentir de este modo?
  • Disculpe, me resultan de interés sus inquietudes.

Enfoque 3: solicita un descanso

Si los 2 primeros enfoques no consiguen poner fin a los ataques, pida un reposo o finalice la reunión. Esto le dará la oportunidad de reunirse con el ofensor en privado, reescribir la agenda, restablecer la comunicación y (si corresponde) desarrollar otra reunión sin el ofensor.

Tu puedes decir

“Parece que nos encontramos en un callejón sin salida, quiero descansar a fin de que tengamos la posibilidad calmarnos”.

“Esta hostilidad hace que sea irrealizable hacer un trabajo, así que voy a suspender la asamblea, trabajar en ella después y reunirme en otro instante”.

“Tenemos que trabajar en esto fuera de la reunión.

Tenga presente que varias personas utilizan la ira para intimidar a otros a fin de que cooperen con ellos. Si posponen la reunión, deberán reunirse con el abusador para resolver el enfrentamiento.

Las asambleas son un foro de discusión para buscar resoluciones, tomar decisiones y acordar. Al utilizar estos enfoques a las fallas, sostendrá el entorno productivo necesario para lograr sus propósitos.


¿LE GUSTARÍA RECIBIR PUBLICACIONES DE NOTICIAS EN SU CORREO ELECTRÓNICO?

54321
(0 votes. Average 0 of 5)
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *